IMPORTANTE:ANTES DE TOMAR LEA LO SIGUIENTE

Páginas vistas en total

domingo, 23 de enero de 2011

VIDEO TAITA CANTANDO EN TOMA DE YAGE


videoAyahuasca (yagé) El yage Ayawascw Ayahuasca

El Yagé – Breve descripción etnomédica-LEA LAS INDICACIONES ,SUGERENCIAS Y RECOMENDACIONES

LEA LAS INDICACIONES ,SUGERENCIAS Y RECOMENDACIONES
"YAGE TERAPEUTICO"
Una mirada experta
La antropóloga y socióloga María Elvira Molano quien ha trabajado con comunidades indígenas responde algunas inquietudes sobre la toma del yagé.
1. ¿Qué es el yagé y qué representa para las comunidades indígenas su toma?
La "ayahuasca" o yagé (banisteriopsis caapi) se utiliza entre las comunidades de la cuenca amazónica. Es una planta alucinógena sagrada que permite la comunicación espiritual con otras esferas del conocimiento y es un elemento esencial de comunicación para las prácticas médicas de algunos pueblos de la Amazonia Occidental. Es llamado "El bejuco del alma", del cual los chamanes hacen uso para tener visiones y conocimientos.
2. ¿Qué preparación requiere una persona que no es indígena para tomar yagé?
Las personas que van a tomar yagé requieren de una dieta especial durante los ocho días anteriores a la toma. No deben comer carnes pesadas, ni grasas, preferiblemente pescado. Comer solo frutas y verduras el día anterior. Tampoco deben tener relaciones sexuales durante esos mismos días.
Las mujeres en embarazo o menstruando (regla),deben evitar participar en esta terapia indígena de purga o limpieza.
Personas que tengan alguna clase de dolencia pasajera o crónica deben consultar primero con su medico alópata.
3. ¿Cómo ve el actual boom sobre el consumo del yagé y cuáles son sus recomendaciones?
El actual boom de las tomas de yagé por parte de las personas de las ciudades me parece extremadamente peligroso e irresponsable, tanto ellas (las personas que toma) como por los indígenas que lo permite y comercializan. La planta del yagé es de uso ceremonial y debe injerirse con fines curativos y no de curiosidad. No es un alucinógeno que produce efectos como pueden ser los ácidos u otras sustancias químicas, es una planta sagrada perteneciente a un entorno y a unas culturas indígenas ancestral y por lo tanto en el caso de requerir una dosis, es preferible hacerlo en un contexto apropiado como es una "maloca" y con una persona de conocimiento, curaca o taita. No es un juego, ni un plan más de fin de semana. Es una práctica curativa y como tal debe respetarse.
DOSIS
Según indicaciones del taita,curaca o chaman,dicen que va desde una copa o copadita pequeña de esas que llaman aguardienteras,hasta una totumada o mas,en intervalos que van desde unas horas ,días o semanas.Todo depende del participante y su estado.
Se supone que el participante es un adulto que toma sus desiciones y que asume toda la responsabilidad de sus actos y exime a los proveedores de yage, y a los taitas de las situaciones imprevistas que se puedan llegar a presentar,como es razonable, no se puden prever.No es alarmismo ,es PRECAUCIÓN
Mas responsabilidad deberá asumir el comprador o participante,cundo la toma de yage la hace sin la guía de un taita calificado.
No séle da ,ni séle vende, ni se purga ni se limpia a menores de edad, a no ser que cuenten con el respaldo de sus padres quienes asumirán la total responsabilidad.
DEL AMARILLISMO Y LA DOBLE MORAL EN TEMAS REFERENTES AL YAGE
Si nos ponemos en la situación de un enfermo terminal que a causa de su enfermedad y en medio de su angustia y desesperación alguien le dice que busque la ayuda en las medicinal alternas ,otro le aconseja que busque ayuda en tahitas o en chamanes de alguna agrupación indígena porque dizque tienen una milenaria tradición en el uso de plantas medicinales,bueno eso dicen los antropologos,y que son bastante efectivas en algunos casos,eso dicen.Resulta y pasa que el enfermo terminal muere en el curso del ritual o trance al cual fue sometido por parte del tahita, chaman o medico indiguena.
ES DE ESPERAR ENTONCES QUE SUS FAMILIARES SALGAN A BUSCAR CULPABLES,NO EN LOS ÚLTIMOS MÉDICOS ALÓPATAS QUE LO ESTABAN ATENDIENDO EN SU EPS,NI EN LOS MEDICAMENTOS QUE LE HABÍAN RECETADO EN LAS ULTIMAS DÉCADAS, NI EN LA INADECUADA ALIMENTACIÓN DE LAS ULTIMAS DÉCADAS, NI EN LAS COSTUMBRES POCO SALUDABLES DE SU DIARIO VIVIR. BUSCAR COMO ULTIMA SALIDA LA AYUDA DE LAS MEDICINAS ALTERNAS,INCLUIDA EN ESTAS LAS UTILIZADAS EN LAS TRADICIONES INDÍGENAS, ES UNA DE LAS OPSIONES,PERO COMO ES RAZONABLE ,NO SIEMPRE SE PUEDE CURAR A LOS PACIENTES TERMINALES O NO TERMINALES.ES DE ESPERAR QUE ALGUNOS PERIODISTAS ARREMETAN CON TOTAL IGNORANCIA CONTRA LAS MILENARIAS PRACTICAS INDÍGENAS, SUS REMEDIOS Y RITUALES,CUNDO ESTEPROPÓSITO DE SANARLOS O CURARLOS UTILIZANDO TODOS LOS MEDIOS POSIBLES,NO SE LOGRA.
ES CIERTO QUE ESTOS MÉDICOS INDÍGENAS NO TIENEN TITULO DE MEDICO RESPALDADO POR UNA UNIVERSIDAD.ES CIERTO QUE NO SON MÉDICOS DE LAS GRANDES MULTINACIONALES VENDEDORES DE DROGAS TOXICAS, TAMPOCO TIENEN LICENCIA OFICIAL PARA MATAR POR OMISIÓN O POR ACCIÓN.
LÉASE LAS ESTADÍSTICAS POR PAÍSES SOBRE LOS PACIENTES QUE MUEREN ANUALMENTE POR MALÍSIMAS PRACTICAS MEDICAS.
SEGÚN LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD,EL ALCOHOL ES UNA DROGA TOXICA,Y SEGÚN OTROS ESTUDIOS HECHOS EN HOLANDA Y EN SUECIA,EL ALCOHOL CAUSA EN UN 70% MAS DESORDENES ORGÁNICOS, MENTALES Y SOCIALES MAS QUE EL 30% DE OTRAS DROGAS AMPLIAMENTE CONOCIDAS . DE EL ALCOHOL SE GENERAN GRANDES DIVIDENDOS PARA EL ESTADO EN IMPUESTO.GRANDES DIVIDENDOS PARA LAS MULTINACIONALES,GRANDES DIVIDENDOS PARA LOS COMERCIANTES Y GRANDES DIVIDENDOS PARA CLÍNICAS Y MÉDICOS, INCLUIDOS LOS MEDICAMENTOS DE LAS MULTINACINALES,SI ,ESTE MISMO ALCOHOL ES EL QUE SOCIEDAD Y SU CULTURA LE DAN TOTAL APROBACIÓN PARA SU UTILIZACIÓN EN TODOS LOS MOMENTOS DE SU DIARIO VIVIR, LLEGANDO A LOS MÁXIMOS EXTREMOS EN SU CONSUMO Y EN LAS CONSECUENCIAS QUE ESTO GENERA EN LA COMUNIDAD.SEENTIENDE QUE LOS PERIODISTAS ALCOHÓLICOS O PRÓXIMO A SERLO .NO LE METAN MANO A ESTE ASUNTO,Y LOS ENTIENDO PORQUE LO MAS SEGURO ES QUE TENGAN FAMILIARES,AMIGOS O CONOCIDOS AHOGADOS O PRÓXIMOS A AHOGARSE EN ALCOHOL.TAMBIEN ENTIEDO QUE LOS INTERESES PÚBLICOS Y PRIVADOS QUE SE PUEDEN LLEGAR TOCAR SON MUY PELIGROSOS,MEJOR DEJÉMOSLOS QUE SIGAN HACIENDO LA NOTICIA AMAÑADA, TENDENCIOSA Y SESGADA.LOS ENTENDEMOS MUY BIEN.CONSERVEN EL PUESTO.EL PERIODISMO SENSACIONALISTA Y AMARILLISTA TRATA POR LO GENERAL NO DE INFORMAR SINO COMO ES SU NATURALEZA HACER O CREAR LA NOTICIA O RECURRIR A VIEJAS NOTICIAS MAQUILLÁNDOLAS TENDENCIOSAMENTE Y ASI CUMPLIR CON SU MENTALIDAD Y "CUOTA DE ASALARIADO".
NO TENEMOS NADA CONTRA EL ALCOHOL,NI CONTRA EL DERECHO A TRABAJAR CON EL,SOLO QUEREMOS QUE HABLEMOS BIEN CLARITO Y LLAMEMOS A LAS COSAS POR SU NOMBRE, DESPUÉS DE HABER LEIDO.VISTO Y ESCUCHADO TANTAS NOTICIAS DE RELLENO SOBRE EL YAGE, CREANDO INNECESARIO ALARMISMO Y DESINFORMACIÓN.

El Yagé – Breve descripción etnomédica
YAGE TERAPEUTICO
Por: Ricardo Díaz Mayorga*
Para un grupo de médicos en Bogotá fue escrita esta breve descripción. De manera sintética se enumeran las características culturales, étnicas, médicas, químicas, sicológicas etc., de la aplicación de este recurso de la Medicina Tradicional Indígena del Putumayo, Colombia.
El Yagé – Breve descripción etnomédica
El brebaje conocido como yagé, es una preparación de diversas comunidades étnicas del piedemonte andino-amazónico, asentadas desde el sur de Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia, y utilizada con fines medicinales y purgativos.

El nombre “yagé” es propio de las comunidades indígenas de la zona descrita en Colombia, particularmente los cofanes, sionas, ingas, coreguajes y kamsás. En los restantes países el nombre más conocido es ayahuasca, término de origen quechua que se descompone enaya: alma, espíritu; y huasca: bejuco, liana. Se podría traducir entonces, como “bejuco del alma” o “liana del espíritu”. (Véase nota al margen)

La preparación más difundida incluye por lo menos dos plantas: el bejuco denominado igualmente “yagé” (Banisteropsis caapi) y la planta llamada “chagropanga” (Diplopteris cabrerana), en la preparación propia del área colombiana, puesto que hacia el sur la planta asociada al bejuco en la mezcla, es la rubiácea conocida como “chacruna” (Psychotria viridis), pero el resultado es similar.
Preparación: El brebaje es preparado por cocción de las dos plantas durante un día hasta obtener un “punto” que saben identificar los chamanes o sus cocineros designados. Previo a la cocción el bejuco ha sido cortado en trozos –cuando se han dado por lo menos 5 años de su crecimiento– macerado y desfibrilado al máximo, y se echan a cocinar en agua porciones iguales del bejuco así tratado con las hojas de la chagropanga. Luego de obtenido el “punto”, la mezcla se deja en reposo y puede ser utilizada al cabo de un día y bien almacenada sus efectos permanecen inalterables hasta por más de un año. El aspecto del brebaje es de color ocre, o mejor, variaciones de ocre de más claro a más oscuro según la preparación y las características de los componentes. Su sabor es amargo. Su olor es acre, avinagrado.

Otras preparaciones: No se puede hablar de una mezcla “estandarizada” del brebaje, incluso las características pueden ser muy particulares según el taita o chamán que dirige la preparación. Pueden haber otros componentes asociados que den más “fuerza” a la mezcla; por ejemplo, algunos chamanes del Alto Putumayo le agregan borrachero (Brugmansia), e incluso otros componentes que hacen parte del secreto personal del chamán. Sin embargo, hoy en día, es consenso que la mezcla más convencional es la de el bejuco con la chagropanga.

Uso ritual: La mezcla es utilizada, de manera tradicional, por los chamanes o médicos tradicionales indígenas, en ritual nocturno que ellos dirigen y que está acompañado por cantos arcaicos e invocaciones, sahumerios, toques de música con armónicas, rondadores, flautas, bombos y otros instrumentos de percusión –cascabeles, por ejemplo–, además de danzas interpretadas por los taitas. El ritual se inicia con la repartición de la dosis para cada participante. Dicha dosis –aunque variable según el chamán y el grado de concentración de la mezcla, así como de la persona y la experiencia anterior que tenga con el brebaje, situación que tiene en cuenta el Taita para decidir la cantidad que le sirve– puede ser de entre 20 y 40 cms3. Luego de esa primera toma el brebaje comienza a hacer efecto pasada una media hora a 45 minutos. Al cabo de hora y media de haber sido repartida la primera dosis, el Taita ofrece una segunda para quienes no hayan tenido efecto o quieran repetir. En adelante, los participantes podrán pedir tomas adicionales según su estado particular y el Taita decidirá si suministra tomas adicionales a quienes le soliciten. Cada toma adicional es normalmente inferior a la primera. Los tomadores de yagé más veteranos pueden tomar en una misma sesión hasta unas 4 ó 5 veces. Son muy extraños los casos donde esa cifra se sobrepasa.

El efecto de una sola toma puede durar unas dos horas. Hablamos del efecto de trance o de Estado Modificado de Conciencia, en el que en ningún momento se pierde la conciencia, solo que se vive un estado de “conciencia ampliada”, del que normalmente las personas recuerdan todo lo ocurrido y las visiones tenidas, así en muchos casos no sepan expresar en lenguaje verbal el contenido de esas visiones. Obviamente que las personas que toman una segunda, o tercera toma viven una prolongación de su estado de trance, sin perder en ningún momento la conciencia, aunque físicamente puede ocurrir que la persona se mueva torpemente, como en estado de borrachera, o que sienta que no se puede poner en pie del sitio donde se halle ubicada.
El momento culminante del ritual es el procedimiento de sanación o “limpia” que ejecuta el taita sobre cada participante, en el que ayudado por un ramo de hojas llamado wairasacha, canta y danza alrededor del paciente sentado con el torso desnudo, soplando y chupando en sitios determinados del cuerpo para ejecutar la limpieza.

En la mañana siguiente posterior a la toma, no existen situaciones que se puedan asimilar al “guayabo” o “resaca” cuando se consume alcohol u otros sicotrópicos. No hay –o solo en casos muy extraños– dolor de cabeza o malestar. Normalmente las personas viven una situación de gran lucidez sobre sus asuntos y sobre su vida además de una visión optimista sobre su futuro. Hay alegría y normalmente una sensación de energía extra, que permite que las personas funcionen en sus actividades habituales sin gran dificultad. Es también frecuente que posterior a la toma las personas tengan propensión a hablar sobre su experiencia y sobre muchas cosas de las que sienten ahora que tienen una gran claridad.

Composición y reacción química: El análisis químico ha identificado el componente activo del yagé como del grupo de las harminas, de entre un grupo de alcaloides betacarbonílicos. El componente activo de la chagropanga es la triptamina, o más precisamente la DMT –dimetiltriptamina–, componente considerado responsable de la producción del contenido visionario de la experiencia. Las triptaminas solo son efectivas por vía oral si se acompañan de un inhibidor de la MAO –monoaminoxidasa–, una enzima presente en el sistema digestivo, y que es para el caso el papel que juegan los betacarbonilos, haciendo posible el efecto visionario.

Efectos probables: Los componentes señalados ubican el yagé como un sicotrópico, o sea una sustancia que influye sobre el sistema nervioso central. Distinguiendo dentro de esa definición de sicotrópicos 3 grandes categorías: Activantes (anfetaminas, cocaína, heroína, etc.); Depresores (alcohol, marihuana, etc.) y Visionarios o enteógenos. El yagé se ubicaría dentro de este último grupo, junto con los hongos psilocíbicos, el peyote, el sampedro, el yopo, las brugmansias y entre los sintéticos el LSD y el éxtasis.

La denominación “enteógeno” fue establecida por los especialistas en el tema desde hace unos 20 años, en reemplazo de la denominación “alucinógeno” que ha adquirido una connotación peyorativa y patológica. La denominación enteógeno, de etimología griega, designa la característica de estas sustancias de producir una experiencia “extática” y que se traduce como “dios en mí” o “que genera la divinidad en mí”.

Talvez ha sido este el tipo de efecto que más se ha señalado y más se ha estudiado en el yagé, incluso en desmedro del efecto purgativo y físico que lo ubica como recurso de medicina preventiva, puesto que limpia, desintoxica y fortalece el cuerpo físico. Esa desintoxicación que produce el yagé, puede entenderse también como una reconexión de las personas con su profundidad instintiva, con las raíces de su propia naturaleza física. De manera hipotética, ya que no hay una casuística experimental documentada, puede afirmarse que la toma de yagé hace reaccionar y fortalece el sistema inmunológico del cuerpo humano.

Pero no es conducente entender el efecto del yagé de manera parcial. Su mejor comprensión es en su efecto integral, mas hoy día que se insiste en el carácter psicosomático de muchas de las enfermedades. Por eso el efecto de “purga” puede extenderse también al nivel mental y espiritual.
En el nivel psíquico, pueden aplicarse conceptos como el de “catarsis”, que se entiende como purga o depuración de emociones y sentimientos a través de la descarga o develamiento de sensaciones y eventos acumulados o escondidos en el inconsciente.

En el nivel mental, el de la construcción de racionalizaciones y argumentaciones por nuestra mente, la purga puede ser comprendida por el efecto “dialógico”, o de “desdoblamiento” de nuestra mente en el momento del trance: aparece dentro de ella un interlocutor que pone en cuestión la divagación y el diálogo auto-justificativo interno. De esta manera, podemos decir que la purga en el nivel mental significa un ajuste en nuestra forma de conceptualizar, establece un límite a nuestras especulaciones mentales.

Más complejo aún es comprender el efecto purgativo en el nivel espiritual. Es la confrontación con nuestra realidad más profunda, la que toca dentro de nuestro ser con la dimensión del Misterio, o de “lo innombrable”, y que adquiere las formas de representación de las creencias en que hemos sido formados o que hemos adquirido a lo largo de nuestra historia personal. Es allí donde se pueden revelar todo tipo de fábulas o ilusiones, o también las visiones en las que se manifiesta nuestra metáfora personal de la divinidad y donde construimos nuestro altar íntimo de sentidos, significaciones y símbolos, útiles para orientar y dar sentido a nuestra vida. En esta dimensión podemos entender el efecto purgativo como la reconexión con un “orden” que percibimos de la realidad y de las cosas. Dicho orden, o armonía, es inefable –inexpresable en palabras– y se manifiesta cumplidas todas las etapas purgativas anteriores.

Toda la experiencia puede llevar a una expansión de conciencia, a un aumento en la capacidad de abrirse a nuevas experiencias, a nuevas formas de percibir y entender la realidad, lo que puede redundar en el estado general de salud y en propiciar por tanto una vida más satisfactoria y productiva.


EL YAGÉ, "PLANTA SAGRADA"

"YAGE" TERAPEUTICO

La ceremonia del yagé, reservada inicialmente para los chamanesdel Amazonas y del Putumayo en Colombia, mi país, ciertamente llegó a las grandes ciudades como una proyección para los trabajos espirituales, es apoyo al crecimiento y formación humana, considero necesario el hecho de instruirlos en este tiempo. Esta plantasagrada, nace espontánea en la selva, pero también se puede cultivar, hay personas que la han cultivado en el Chocó, en el Brasil. México, Costa Rica y en California hay uno que otro espécimen. El consumo de yagé, ciertamente es Un rito misterioso en el que participan pocas personas y cuyo efecto terapéutico dura entre 10 y 12 horas, en realidad es una mezcla de dos plantas y entre ambas existen unos 120 principios químicos, la planta dispone de principios parecidos a los neurotransmisores humanos, existen a la fecha más de 1.500 estudios farmacológicos en distintas universidades del mundo y se conoce al pie de la letra su contenido fotoquímico que mejoran la salud del cuerpo y contempla el bienestar en otras dimensiones, recuerdos, sentimientos, pensamientos, vida espiritual, relación con los demás y con la madre naturaleza, la planta es un purgante en el sentido antiguo de la palabra, que se traduce del griego catarsis, es un catártico, una sustancia que produce un efecto de limpieza orgánica, con vómito intempestivo, diarrea fuerte, sudor, fiebre parcial, pero que contribuye magistralmente a la limpieza interior, los estudios antropológicos y arqueológicos consideran que tal vez el uso más antiguo, comprobado, fue 900 años después de Jesucristo, cuando empieza el poblamiento de la Amazonía,indígenas que hacen uso del yagé, son los Inganos, Sionas, Kofanes, Coreguajes, Kamtzás y los Tukanos orientales, la planta no es sicodélica, ni alucinógena, ni puede causar adicción. Puede transformar positivamente la vida de las personas, pero mal suministrada, es capaz de ocasionar daños psicológicos, que demorarán mucho tiempo en ser recuperados, para contactar con elelemental de la planta, amados hermanos hay que proveerse positivamente del ritmo de los elementales del fuego, tierra, agua y aire y disponerlos para la "ceremonia", orar y bendecir el elemental de la planta, pidiéndole a D.I.O.S., protección divina en el encuentro con los misterios de dicha planta, ciertamente es un rito sagrado de los indígenas que ha salido de las selvas amazónicas y que cada día encuentra más adeptos en la urbe capitalina. Los chamanes y teúrgos, los sacerdotes gnósticos, que se sirven de los recursos vivientes de la madre naturaleza, ayudan al neófito o paciente en el deseo de lograr una limpieza física y lo más importante: es la limpieza espiritual. El origen geográfico del yagé, es la región del río Napo, que comprende los ríos Caquetá, Putumayo, San Miguel en Colombia y los ríos Aguarico y Napo en el Ecuador. No debemos vestir una indumentaria especial en el momento de ingerir el yagé, hermanos, Lo importante es estar bastante cómodos y seguros o protegidos y haber tenido una dieta suave los días previos Nada de alimentos groseros y una etapa sería de "castidad", obras de misericordia para con el prójimo, amor, mucho amor hacia el entorno y las circunstancias. La planta es receptiva.
Evidentemente es muy importante no tener relaciones sexuales, ni tomar licor o usar drogas, durante la semana en que se producirá la"toma de yagé"...”La única regla es que las mujeres no pueden participar de la ceremonia cuando tienen la menstruación o cuando están en embarazo.
Esta planta medicinal, a la que se le atribuyen poderes en el campo espiritual, también forma parte de la cultura de los indígenas del piedemonte amazónico.
Ahora está presente el yagé en varias ciudades de Latinoamérica, luego de hacerse popular y con estricto control terapéutico en nuestro monasterio milenario.
En las pequeñas ciudades se le conoce hace poco tiempo, pero ha ganado todo tipo de adeptos: amas de casa, abogados, médicos, estudiantes de colegio y universidad, músicos, niños guiados por sus padres o por los sacerdotes esotéricos.
Hay que fijarse con quien se consume hermanos el yagé, porque en su afán de lucro, algunos chamanes mezclan el yagé con licor o alucinógenos, poniendo en riesgo la vida, mente y alma de quienes lo toman.
LA CEREMONIA: sacamos las herramientas de trabajo: además de fuego, el agua, el aire y la tierra, se necesitan incienso puro, perfumes naturales, ramas sagradas, instrumentos musicales como el triple, flauta, guitarra armónica y por supuesto el yagé, el remedio del alma.
El "chaman", teúrgo o sacerdote esotérico, improvisa un altarpara hacerle la sagrada invocación a D.I.O.S. y a la madre naturaleza y hace varias oraciones secretistas que distribuye nuestro monasterio milenario, el cual instruye moderadamente sin caer en ritos exotéricos operando con la Luz de Dios, usando recursos elementales que son vida, “Mientras tanto, le hace limpiezaa los asistentes, pasándonos alrededor del cuerpo los perfumes y esencias especiales.
Simultaneo a la limpieza, los participantes concretizan la meditación trascendental y las oraciones e invocan la presencia Divina. Si bien es cierto que en la ceremonia del yagé se invoca la presencia de un Ser Supremo, esto no quiere decir que se trate de un grupo religioso o secta o de una técnica vulgar de espiritismo o bajo psiquismo, hermanos. El yagé, madre de todas las plantas, evidentemente es unaplanta poderosa, que amplifica la conciencia por medios artificiales.
EL ENCUENTRO CONSIGO MISMO
Luego de la limpieza de los asistentes, se hace lo propio con la casa osantuario de ceremonia. Basta quemar inciensos, velas aromáticas, sahumerios, aplicar perfumes especiales y seguir con la oración en grupo para que el ambiente esté listo. La noche estará acompañada de cánticos y de sublimes y tiernas alabanzas o melodías a D.I.O.S., salidas del alma. También será invocada la presencia de losancestros indígenas de notable pureza y de todos los cristos ascendidos.
En medio de las oraciones, los participantes piden con mucha fe, con una fe para vencer, con una fe de conciencia, amados hermanos, por el logro de su objetivo espiritual, nunca un objetivo pedigüeño en torno a las cosas materiales de este mundo y sin dejarse llevar por la emoción, la tentación, el temor y la ilusión de lo que más tarde evidenciarán en su recorrido interno, hay que observar las revelaciones internas, dejándolas pasar, sin imaginerías, sinfantasías, sin ilusiones, sin apegos, sin remordimientos, el cuestionamiento, se hará después del efecto espiritual, que evidentemente es muy poderoso y trascendental.
“Hay quienes consumen yagé para saber porque no consiguen trabajo, o la razón por la cual sus relaciones familiares no son las mejores. No es un medio para cosas vanas, sencillamente es una terapia para encontrarse consigo mismo y con el Ser Supremo que está en nosotros y ciertamente esto se logra con el consumo controlado delpoderoso yagé.
Establecido el objetivo o necesidad de cada cual, los sacerdotes esotéricos, minutos antes de hervirlo en olla de barro, bendicen el yagé y luego en frió, lo dan a beber en un totumo y o vasija de barro, siendo ellos los primeros en consumirlo.
La cantidad varía según la persona. Hermanos “Hay quienes toman el equivalente a una vaso pequeño, pero otros pueden tomar la mitad y pedir que hacia las 2 de la mañana, les den la otra parte.
Bebido el yagé, cada participante tiene entre 15 y 20 minutos para encontrar un lugar cómodo para sentarse o acostarse y asumir con tranquilidad con valor y sin miedos o sugestión maléfica, los efectos que produce ésta bebida amargosa y de color acre.
Una borrachera, como lo dicen algunos, el temblor, aparece trayendo consigo el vómito y la diarrea. “Esta es la señal de que se está produciendo la limpieza del organismo físico, y también es el primer paso para llegar a la limpieza del espíritu hermanos, pero antes de hecha, les llegará un manantial de revelaciones ópticas, pequeñas laminillas de mundos no conocidos, los cuales van pasando, uno a uno y evidencian los logros evolutivos e involutivos, obtenidos en la tierra, durante nuestra existencia humana como caminantes, esto tan sólo dura unos pocos minutos, es el cuadro de revelaciones internas.
A la par hermanos, a todos los participantes se les agudizan los sentidos internos. Entonces se oyen los sonidos más extraños y lejanos posibles, convirtiéndose en parte de la experiencia personalizada. "Visión", vibración y sonido, con el cosmos. Simpatía con el universo, plasma, pneuma cósmico, etc., etc.
Algo similar sucede con la visión interna. Los colores se ven más intensos y lucen más brillantes, exóticas y estremecedoras, el verdadero arco iris celestial, algo difícil de revelar. Todo real, nada abstracto. A cada cual, lo suyo. Algo así como una sensación de sicodélica, diría algún consumidor de alucinógeno. Estas sensaciones van acompañadas de cierto hormigueo y pesadez en el cuerpo, que se vuelve más liviano, más puro y limpio, eterizándose poco a poco hermanos y minutos después, viene el vómito, con diarrea y fuerte malestar físico, temporal afortunadamente.
“Algunos Sacerdotes esotéricos dicen hermanos, que esos efectos sicodélicos representan los siete pecados capitales. Cuando uno los ve, sabe de que se trata y es cuando comienza una lucha interna por despojarse de ellos. en esos momentos uno siente que le habla D.I.O.S., ciertamente siente el diálogo con los secretos del inconsciente, porque le muestra a uno los errores y hasta el bulto kármico de la existencia. Se siente una pequeña sensación de temor y eso hace que el neófito o paciente reflexione y cambie definitivamente Se goza, se ríe, se llora, se grita, es todo un laberinto interno, una gruta de nuestro cielo personal y de nuestro propio infierno, una radiografía de nuestro ser interno, fenómeno que invita a la reflexión y a la cordura, promoviendo el cambio espiritual. Es aquí cuando comienza la terapia o curación interna hermanos, porque ésta es tanto material, física, como espiritual Interna. Mente sana en cuerpo sano. Esta terapia hermanos, la cual debe ser dirigida por un experto, por un ser espiritual y en resiento sagrado, especial para la ceremonia, sin excepción alguna, ciertamente es una lucha personal, donde no cuentan el tiempo ni el espacio”. El infinito océano de energías y efluvios cósmicos impredecibles se proyecta en nuestro ser y nos ofrece inclusive, los regalos del registro akásico o memoria cósmica, a muchas personas de elevado nivel espiritual, les llegan dones y virtudes espirituales, tengamos en cuenta, amadísimos hermanos que la ley de retorno y recurrencia no es más que transformación, todo fenómeno de la naturaleza es movimiento en espacio superior, el espacio es multidimensional, porque es infinito, igual lo somos nosotros, la tridimensionalidad del espacio es una propiedad de su reflexión en nuestra conciencia, la tridimensionalidad del mundo, es sólo un resultado de nuestra propia receptibilidad individual. Al consumir yagé, nos involucramos conscientemente en el cosmos, conforme a nuestra personal evolución espiritual y estado de creencias. Nos introyectamos en la energía de conciencia en acción, algo así, como un baño espiritual. Terapia cósmica, por eso es muy recomendable, estar preparado adecuadamente para que la travesía no genere traumas psíquicos, por los golpes de conciencia.
Todo depende de la motivación, la actitud, la personalidad, el grueso de pensamientos recurrentes, la calidad de la energía, el humor y las experiencias anteriores de quien consume yagé” Personas totalmente cargadas de egos, apegos, traumas psíquicos, enfermedad mental, e instintos bestiales, personas que aún disponían del Yo pluralizado, no deben tomar yagé, ni siquiera a título de curiosidad, puesto que la experiencia será muy amarga. Un alma pura, virtuosa, cristorrealizada en sí misma, facilitará las cosas, puesto que es unamente y alma limpia, pura, en comunicación con Dios.
Por eso, durante la ceremonia teúrgica hermanos y como ya lo dije, la persona puede llorar, reír, gritar, deprimirse, sentirse sola o ser consumida por la felicidad, el éxtasis o el gozo supremo. Otros, los seres menos evolucionados espiritualmente sencillamente se sienten morir momentáneamente e incluso, su única conexión con la vida externa, es el aire que les entra por una fosa nasal Pero afortunadamente los efectos son temporales, nadie muere por tomar yagé hermanos, y dicha experiencia será para todos, una prueba científica de que el alma, lo espiritual, goza de tremendo poder y trascendencia.
También es cierto que hay quienes pueden ubicarse en una época remota, incluso años atrás, en otras encarnaciones, cuando los españoles colonizaron tierras americanas, con la práctica adecuada en el consumo del yagé, podemos remontarnos a otras vidas o encarnaciones.
Y otros, ven como se desintegran sus cuerpos, sienten no poder caminar y por eso se arrastran por el piso, en busca de la ayuda de uno de los sacerdotes esotéricos.
Nosotros nos damos cuenta de que el paciente se siente mal y le hablamos, lo animamos, lo orientamos y le hacemos sentir que estamos con él. La conciencia jamás se pierde. “Cada cual recuerda todo lo que sucede, pues el paciente se quedará toda una noche sin poder dormir, evaluando, cuestionando, cuestionándose, dialogando en silencio con su pasado, presente y futuro, solucionando esquemas. Es más: se tiene la posibilidad de ver las cosas que las demás personas a su alrededor están viendo. Esto nos reafirma que el yagé no es un alucinógeno, amados hermanos, porque las visiones son colectivas. No particulares.
El tiempo avanzará a la par con el recorrido por el interior de cada paciente. Pero tan grande es el mundo interno hermanos, que sólo sobre las 5 ó 6 de la mañana las personas vuelven a la realidad que, en adelante, verán de manera diferente. Ciertamente el proceso dura entre las 10 de la noche y las 6 de la mañana 8 horas, sin poder dormir, ejercicio que no es aconsejable.
LOS CAMBIOS, PARA MEJORAR
El yagé es un medio terapéutico para encontrarse consigo mismo, no es religión ni filosofía, es un ingrediente natural para una terapia de renacimiento interno, a la vez que se encuentran cambios en el cuerpo y en la mente. Por medio del yagé podemos darnos cuenta de que algo anda mal en uno y ayudamos a curarlo y los cambios también se reflejan en la actitud hacia la vida. Ciertamente hermanos, las prioridades cambian. Es entonces cuando se siente que nos acercamos a D.I.O.S. y que debemos vivir en armonía con el sí mismo, con el entorno, la madre naturaleza y la Inteligencia suprema, nuestro amado hacedor. D.I.O.S.
A partir de la toma del yagé, más metas son otras: ayudar y servir a los demás, apreciar y amar mucho más y más, la madre naturaleza, vivir la vida sin apegos, egos e instintos depravados o torcidos, ser cada vez mejor persona y lo mejor es que la agudización de los sentidos ciertamente hermanos, no es un efecto pasajero: en adelante las cosas se ven con más claridad y la inteligencia mejora, la conciencia se abre, evidentemente el yagé, despierta el cuerpo de conciencia solar, abre la visión interna, hacia planos o mundos de tilde espiritual y nos familiariza mucho más, con los misterios de la naturaleza, haciéndonos mucho más simpáticos al flujo y reflujo solar, conforme a nuestra personal evolución espiritual...:
Eso si, se recomienda que la ceremonia se realice con personas de mucha confianza, con sacerdotes gnósticos, sicólogos o terapeutas, dada la variabilidad en las emociones que se experimentan y porque en ocasiones se reviven recuerdos tormentosos de la vida personal e íntima de sabor amargo, traumático y doloroso. A cada cual, lo suyo.
Pese a todas las experiencias que se viven y a los amargos recuerdos que vuelven al presente, se asegura hermanos, que la felicidad la vive uno para siempre a partir de la toma de yagé, puesto que se evidencia allí, algo sagrado, privado, cierto, espiritual y por cierto, bastante trascendental, difícil de olvidar, siempre para recordar.
LIMPIEZA DEL YAGÉ
El yagé es utilizado por los chamanes o taitas de las tribus indígenas de la región selvática para limpiar el organismo y el espíritu. Según las prácticas de los indígenas, las plantas no sólo tienen poderes medicinales, sino también espirituales.
La "ayahuasca", como también se le conoce, puede dirigir a una persona a su mundo espiritual, su mundo interno, ayudándola a descubrir muchos secretos y dirigiéndola hacia la autoperfección.
Es un "bejuco" leñoso del cual se utiliza el tallo (la parte macho) que es la que produce el vómito y la diarrea. La parte hembra, la conforman las flores y es la encargada de aumentar la sensibilidad del oído, la vista y el olfato.
Uno de los primeros investigadores interesados en el yagé fue el botánico ingles Richard Spruce, quien hacia 1850 en un viaje por el Vaupés, fue invitado a participar en un ritual de los indígenas tukano llamado “Dabocuri” en el cual los participantes, bebían un brebaje nauseabundo, al que le atribuían efectos narcóticos.
En fecha pasada se le otorgó la Distinción Nacional Ambiental, en la categoría de Proyecto de iniciativa ciudadana, a la Unión de médicos indígenas yageceros de la Amazonía colombiana (Umiyac).
Esta es una organización de cinco pueblos indígenas del piedemonte amazónico, cuyos integrantes concentran su saber experimentado, en la utilización de la planta sagrada del yagé, como principio universal para la "curación" y el tratamiento de enfermedades que afectan a los seres humanos.
El Doctor Jacques Mabit, creador del centro Takiwasi en la Amazona, dedicado a la desintoxicación de adictos al bazuco, le ha dado su testimonio al mundo de que el yagé, es consumido por hombres, mujeres e incluso niños. Ciertamente hermanos estápoderosa planta, no crea absolutamente ningún tipo de dependencia. Se trata de una "purga" cuyos efectos (rápida diarrea, sudor, temblor, borrachera, pesadez del cuerpo y vómito estruendoso) son a veces espectaculares, pero previsibles y carentes de consecuencias adversas. Al mismo tiempo, actúa como inductora de estados de conciencia ampliada y cumple tradicionalmente con un papel teúrgico o psicoterapéutico.